Ciboure

    A tan sólo 5 km. del Camping Village Eskualduna (de 4 estrellas), apenas a 4 minutos en coche, encontrará la encantadora ciudad de corsarios, ciudad vecina de Ciboure. Ideal para pasar el día entero, o incluso medio día, para chapotear y refrescarse en la playa, podrá llegar cogiendo la carretera de la Cornisa, caminando o en coche.

    Página oficial de Ciboure: http://www.mairie-ciboure.com/
    Página oficial de la Oficina de Turismo de Ciboure: http://www.ciboure.fr/

Lo más sencillo es aparcar en el gran parque de veleros de Socoa, y pasear tranquilamente bordeando el pequeño puerto, el Fuerte de Socoa y su pequeña playa, y acabar paseando a lo largo del dique. Podrá disfrutar de unas vistas espectaculares de toda la bahía, compartida con San Juan de Luz. Si se encuentra con un día de mar gruesa, podrá contemplar el espectáculo de las fuertes olas que son arrastradas contra el dique, hasta acabar en el aire. ¡Tenga cuidado de no mojarse!

 

A la vuelta, si le sobra tiempo, y si le gusta el vino, dése una vuelta por Egiategia, para probar el vino local, que crece en las viñas, en Urruña, frente a la Cornisa, y que fermenta a 15 metros de profundidad bajo el agua, en la bahía de San Juan de Luz-Ciboure.

Ciboure es, además y sobre todo, conocida por su gastronomía, y sus especialidades en platos de pescado y mariscos… Ciboure, pueblo de pescadores, fue durante mucho tiempo un punto de referencia para bandoleros, corsarios y cazadores de ballenas. Actualmente es un puerto importante, ya que la pesca de anchoas, de merluza con caña, y la pesca de atún son las principales actividades. Si le gusta cocinar pescado, puede comprarlo en las subastas, recién pescados, y vendido directamente por pequeños pescadores. Si prefiere sentarse en una mesa, en Ciboure abundan los restaurantes. Uno de nuestros preferidos es el restaurante Chez Mattin. Pídase el Ttoro: exquisita sopa de pescado.

 

Un poco más lejos, en el centro de la ciudad, se encuentra la Plaza del Frontón, cerca del Ayuntamiento, edificio representativo de la arquitectura local. A pocos metros de allí, se halla la antigua fuente que data de 1676, y que en aquella época servía de lavadero. No dude en perderse por sus callejuelas de casas tradicionales, ya que el País Vasco también es eso. En lo alto, podrá fotografiar la Casa de glicinas, luego al bajar, un poco más lejos, la iglesia de San Vicente. Un pequeño consejo: vaya por la escalera que hay tras la explanada de la iglesia, una vez arriba, disfrutará de unas maravillosas vistas de todo el puerto y San Juan de Luz en segundo plano.

    

Si va un domingo por la mañana, aproveche para dar una vuelta por el Mercado, con sus productos locales, y no dude en pasearse por el puerto deportivo, pasará por delante de la casa natal de Maurice Ravel, uno de los monumentos más fotografiados de Ciboure.

En verano, Ciboure tiene una amplia oferta de animación y actos típicos: campeonatos de deporte rural vasco, torneos de pelota, actuaciones de música y bailes tradicionales, fuegos artificiales. Como habrá constatado, es otro lugar a visitar en sus vacaciones en el País Vasco, si está alojado en el Camping Eskualduna.

Camping Eskualduna cerca de Ciboure en la Costa Vasca

Nuestro camping está situado a orillas de la playa de Hendaya(con bus lanzadera gratuito en temporada) en el corazón del País Vasco. Puede alquilar un mobile-home o una parcela. Tendrá a su disposición todas las instalaciones necesarias para su comodidad: supermercado, restaurante dos piscinas e incluso wifi.

Carte